Fechas y Entradas
Blog

¿Qué diferencia hay entre teatro musical y ópera?

Para entender las diferencias entre ópera y musical, es necesario clasificar

 

De hecho, cuando hablamos de diferencia, siempre estamos “entre” dos conceptos o dos elementos o dos nombres, etc. Y para tener una visión clara de esta misma diferencia, es necesario, en primer lugar, definir el uno y el otro elemento, que se ponen en relación. Esto es especialmente cierto cuando nos enfrentamos a la diferencia entre teatro musical y ópera, dos géneros que, a primera vista, parecen ser el sol y la luna. Y sin embargo… 

 

La diferencia entre teatro musical y ópera: 1) Ópera

 

Como sabemos, la ópera nació en Italia hace más de cuatrocientos años, a principios del siglo XVII. Por supuesto, no podemos trazar aquí toda la historia de la ópera italiana, pero podemos definir la ópera -según una divertida imagen encontrada en la web- como una “señora” mayor. ¿Y cuáles son las características de esta “dama”? Ciertamente, los cantantes, la escenografía, el vestuario, pero sobre todo su capacidad intrínseca de evolución y cambio: los diferentes estilos que han surgido a lo largo del tiempo, haciendo que la ópera nunca sea idéntica a sí misma. La comprensión de la diferencia entre teatro musical y ópera radica precisamente en la evolución de los estilos.

 

La diferencia entre teatro musical y ópera: el intermezzo

 

La solemnidad de la ópera ha sido superada por un aire ligero, creando un nuevo espacio: la ópera buffa. Todos conocen Las bodas de Fígaro de Mozart o El barbero de Sevilla de Rossini, ¿verdad? La anciana ha cambiado su aspecto, se ha convertido en una comediante. 

Y cuando la música también se aligeró, frente a la música seria de la ópera, y a las partes cantadas se sumaron las partes bailadas, nos encontramos con otro género: la opereta -recordemos especialmente a Jacques Offenbach

La diferencia entre teatro musical y ópera es, pues, de grado.

 

La diferencia entre teatro musical y  ópera: 2) el musical

 

Nuestra línea de evolución nos ha llevado, por tanto, al musical, que se originó a principios del siglo XX en Estados Unidos -¿te suena Broadway? No te dejes engañar por la palabra “comedia”: el término debe tomarse en un sentido amplio, ya que el contenido de un musical puede ser tanto cómico como trágico. Ciertamente, el cine ha tenido una gran influencia en la producción de musicales, hasta el punto de que películas famosas como Mary Poppins o incluso algunas de Disney pueden considerarse como tales. El musical consta de diálogos, partes de canto y baile y música ligera, pop, jazz, rock, etc.

¿Están  más claras las diferencias entre ópera y musical (o quizás la evolución)? Bien,  si quieres saber más, ven a ver una representación de I Virtuosi dell’opera di Roma y participa en el proceso de transformación de la música.